Rendición de cuentas

La transparencia económica de la Iglesia brilla por su ausencia, su gestión económica no es objeto de fiscalización. Ha transcurrido mucho tiempo desde que la Iglesia pasó de ser recaudadora de impuestos a tener que pagarlos. Es cierto que el diezmo, es decir, la décima parte de los rendimientos procedentes fundamentalmente de las tierras y el ganado a favor de la Iglesia, se suprimió por primera vez en España en 1837. Pero todavía hoy día esta institución mantiene muchos privilegios, entre ellos no rendir su contabilidad al Tribunal de Cuentas.

07f67-iglesia-oficina-recaudacion
Viñeta de La Güestia – 2017 © El SOMA

En esta legislatura hubo una iniciativa para que esto cambiase, pero no se consiguió aprobar, ya que la oposición no sacó los votos favorables suficientes. Ante esto, causa cierta envidia y pudor que, incluso, en México desde 2016 todas las operaciones de ingreso de las asociaciones religiosas deban de rendirse de manera mensual al Servicio de Administración Tributaria del país, de una forma detallada, indicando la fecha, concepto, montante y número de operación, para tributar por el Impuesto sobre la Renta o por IVA. Sigue leyendo “Rendición de cuentas”

Anuncios

Pagar “religiosamente”

Estos días en los que vemos cómo llegan a nuestros buzones los puntuales recibos de las distintas cargas tributarias, entre ellos el “popular” impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), se hace necesario recordar que hay personas y entidades en España que están exentos de dicho tributo. Y precisamente no son los menos pudientes. La Iglesia Católica, una de las mayores propietarias inmobiliarias de este país, es una de ellas.

vaticano
Alberto Montt (cc by-nc-nd)

Sigue leyendo “Pagar “religiosamente””