Del delito de ofensa a los sentimientos religiosos, la ironía y la libertad de expresión

Un artículo de José Mateos Martínez (Livingston85) para menéame (cc by)

El artículo 525 del Código Penal establece que “Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican”.

El escarnio es una burla despectiva. No requiere insulto, solamente el uso de la ironía y el sarcasmo para mostrar el desprecio por algo o alguien.

050705_dios
Autor: J. R. Mora (cc by-nc-nd)

En una democracia, usar el sarcasmo más ácido para criticar una ideología, a un partido o a una religión debería ser normal. Y, de hecho, con las ideologías o los partidos se practica constantemente el escarnio. Sólo hay que ver innumerables artículos de opinión o viñetas satíricas sobre el comunismo, el neoliberalismo, Podemos o el PP. Se reflejan sus vergüenzas, sus puntos débiles y sus contradicciones sin misericordia y con el máximo deseo de ridiculizarles y dejar su imagen por los suelos.

Sigue leyendo “Del delito de ofensa a los sentimientos religiosos, la ironía y la libertad de expresión”

Anuncios

Respetar ideas o creencias es misión imposible

Compartimos este interesante artículo de Francisco José Mota Poveda para laicismo.org

Error categorial es atribuirle a una entidad algún rasgo impropio de su clase. Claro error categorial es decir que un número es virgen, que una montaña es miope, que una tetera es diploide. Semejantes dislocaciones semánticas le sientan bien a la poesía; a la convivencia civilizada, no tanto. La normalizada pero insensata aceptación de graves errores categoriales envenena hasta las mentes más bienintencionadas. Veamos unos ejemplos.

Primer ejemplo. “País musulmán“, “país católico“, “país ateo” son nefastos errores categoriales. Un adulto libre puede abrazar una convicción; un país no puede. Un país no puede ser musulmán, ni ateo, aunque lo sean todos sus ciudadanos adultos. Si todos los jugadores de un equipo son zurdos, sólo por brevedad, y error categorial mediante, podemos decir que el equipo es zurdo. Ningún equipo tiene mano o pierna dominante. Es más, si todos los adultos de un país profesan un mismo ideario, lo más probable es que ese país sea un abominable megasecuestro instituido, del estilo de Norcorea. Pero ni siquiera en Norcorea todos reverencian, de corazón, al “querido líder” (¡dos palabras, dos mentiras!).

Sigue leyendo “Respetar ideas o creencias es misión imposible”

Los sentimientos religiosos no son los únicos que se pueden ofender

Reproducimos a continuación el artículo de Eva María Bajo Tobío para laicismo.org.

carnaval-las-palmas-2017

Resulta triste observar cómo los que defendemos la libertad absoluta de conciencia en un país que se supone democrático y que garantiza las libertades de sus ciudadanos, tengamos que ser testigos de situaciones propias de otras épocas. Hoy está citado a declarar en calidad de investigado un artista (Drag Sethlas) al que se le acusa de ofender los sentimientos religiosos por su espectáculo en la pasada Gala Drag del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, en la que tuvo la brillante idea de disfrazarse de la Virgen y de Jesús. Su actuación le llevó a ser el artista más votado por el público (desde sus casas y el jurado especializado), ganar el concurso y a repetir su espectáculo con éxito por todas las islas de archipiélago.

Sigue leyendo “Los sentimientos religiosos no son los únicos que se pueden ofender”