La Cartuja de Jerez. Un tesoro olvidado

Contamos en nuestra ciudad con el conjunto monumental de mayor valor artístico de toda la provincia de Cádiz; hecho apenas conocido.

La Cartuja de Jerez de la Frontera, nombrada Monumento Nacional en 1856, uno de los primeros en lograr ese rango en nuestro país, se ha visto azotada a lo largo de su historia por diversos episodios de destrucción y expolio a los que cabría sumar la situación actual de clausura. Pero no sólo por el carácter de aislamiento de sus actuales inquilinas, sino por la literal clausura de sus puertas a la sociedad; a la ciudadanía que, como monumento propiedad de Patrimonio Nacional y gestionado por la Junta de Andalucía, está costeando su conservación y mantenimiento. Y es que, desde que en 1941 la dictadura de Franco se la cediera en usufructo a los monjes cartujos, cesión tras cesión, ha llegado a nuestros días sin ofrecer un régimen de apertura a las visitas acorde a su actual clasificación como BIC (Bien de Interés Cultural).

Cartel

Sigue leyendo “La Cartuja de Jerez. Un tesoro olvidado”

Anuncios

¿Tiene la Iglesia interés en la conservación del Patrimonio?

En estos tiempos en los que cualquier noticia difundida a través de las redes sociales es un debate en potencia, con más o menos acierto, argumentación o interés, podemos ver cómo desde los sectores que defienden la gestión de “lo Público” por parte de la Iglesia, se alude constantemente, como si de un mantra se tratase, a la mejor capacidad de ésta para administrarlo.

640px-cartuja_iglesia
Cartuja de la Defensión. Jerez de la Frontera

Si nos centramos en el caso del Patrimonio, aún con más ímpetu. Claro, los que defienden esa postura, obvian que la Iglesia está tratando con patrimonio público cuyo mantenimiento costeamos nosotros, el pueblo, no ellos. Este patrimonio, en el caso de los monumentos y obras de arte, es en gran parte accesible al público, en los casos más simbólicos y emblemáticos (diferentes catedrales, mezquita de Córdoba, museos catedralicios, etc.), previo pago de “donativo”, eufemismo con el que ocultar a ojos de la Hacienda Pública ingentes cantidades de dinero. Sigue leyendo “¿Tiene la Iglesia interés en la conservación del Patrimonio?”