Recursos públicos para fomentar el culto religioso

Una vez más, el Ayuntamiento de Jerez ve con buenos ojos la prestación de recursos públicos a organizaciones religiosas. En este caso, Francisco Camas, teniente de alcaldesa de Urbanismo, Dinamización Cultural, Patrimonio y Seguridad, se ha reunido con miembros de las hermandades de “La Cena” y “Bondad y Misericordia”, los cuales han solicitado la colaboración del Ayuntamiento para sus nuevas sedes.

la_cena1
Reunión de Francisco Camas con miembros de una de las hermandades (fuente: Sala de Prensa – Ayto. de Jerez de la Frontera)

Anteriormente han sido los convenios de colaboración entre el Ayuntamiento y la Diócesis para la reforma y rehabilitación de la ermita de San Telmo, el convento de Santo Domingo, subvenciones directas a diferentes hermandades para distintos fines, desde el mantenimiento de sus bienes, tanto muebles como inmuebles, hasta para atender su labor social, es decir, caridad a cargo del erario público, o los típicos exornos florales en multitud de actos religiosos. Y, de esta manera, un continuo goteo de dinero público, tan necesario en nuestra ciudad, desviado a asociaciones de carácter religioso las cuales, entre sus fines, destaca la promoción del culto público.

¿Y qué hay de ese vergonzante número de familias que viven en la más absoluta de las miserias y que a lo más que pueden aspirar es a la donación de un paquete de macarrones o a un litro de leche? Miseria-caridad, el binomio de la vergüenza.

¿Por qué una ciudad con tantas necesidades que cubrir no tiene el menor inconveniente en destinar sus recursos a fines particulares? ¿Acaso no sería preferible dedicar todo ese recurso humano y material a políticas urbanísticas que revivan el centro histórico de nuestra ciudad? ¡Ese sí que necesita una resurrección! O a la rehabilitación y puesta en valor de edificios de más valor patrimonial y funcional que puedan ser puestos al servicio de toda la ciudadanía y no sólo a una parte de ella. ¿Y los centros escolares cuyo mantenimiento es responsabilidad del Ayuntamiento?, ¿no tienen necesidades? ¿Y qué hay de ese vergonzante número de familias que viven en la más absoluta de las miserias y que a lo más que pueden aspirar es a la donación de un paquete de macarrones o a un litro de leche? Miseria-caridad, el binomio de la vergüenza.

La respuesta está en la gran masa que mueve la Iglesia y, en especial, el mundo cofrade en Jerez. Una masa que electoralmente tiene mucho más peso que, por ejemplo, los residentes del centro histórico o, lógicamente, los niños y niñas que padecen el mal estado de muchos colegios. Pero conviene destacar que las hermandades no dejan de ser organizaciones privadas, las cuales no deben tener más ni menos atención que asociaciones de cualquier otra índole, sean vecinales, deportivas, culturales, etc. Y que es condición de “buen gobierno” extender su ayuda y la prestación de servicios al mayor número posible de ciudadanos, sin que su pertenencia a determinado credo religioso suponga una prioridad respecto al resto.

 


Desde la Plataforma Laicista de Jerez, demandamos la denuncia y derogación del Concordato y los Acuerdos del Estado español con la Santa Sede, así como de los suscritos en el mismo sentido con otras confesiones religiosas.


cropped-logolambda11.png

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s